Somos personas chilenas que decidimos reaccionar ante el riesgo latente de que el estallido social en nuestro país signifique un retroceso en el posicionamiento de la crisis ecológica entre las inquietudes ciudadanas y la agenda política. Sabemos que las relaciones entre la humanidad y su entorno planetario son tan estrechas, que no se puede atender responsablemente los problemas sociales si no se conectan con el sistema vivo que sostiene a la humanidad. Pero también sabemos que aun hoy, un porcentaje significativo de nuestra población no tiene presente esta interdependencia, postura también altamente influyente entre nuestros actores políticos.

El día 26 de octubre coincidimos en esta inquietud cinco personas de Valdivia y Santiago relacionadas con universidades chilenas y a la vez, cada una con historia en defensas socioambientales de diversa naturaleza. Estas personas fuimos Alfredo Erlwein (UACh), Antonio Lara (UACh), Otto Luhrs (UACh), Sergio Toro (UACh – USACh) y Francisco Urquiza (UC). Decidimos redactar la Carta con el propósito de iniciar un proceso que impacte en el debate para la creación de una Nueva Constitución desde una dimensión ecosocial, instalando perspectivas económicas que asumen en sus fundamentos el vínculo entre la humanidad y su entorno, como la Economía Ecológica y la Economía Regenerativa. Tres días después comenzamos a difundirla. El día 7 de noviembre, nos reunimos con el fin de fortalecer el cumplimiento del propósito de la Carta adherentes residentes en Valdivia, quienes resolvimos constituirnos como Colectivo Constitución Ecosocial para Chile.